La inmadurez

El desaliento, la preocupación, la indolencia son prueba positiva de la inmadurez emocional.

Libro de Urantia. Pág.1773

Flattops Reflection - Flattops Wilderness near Meeker, Colorado by John Fielder

“Cuando los hombres se atreven a abandonar una vida de anhelos naturales, a favor de una vida aventurera e incierta , deben estar preparados a soportar los inevitables riesgos de heridas emocionales, conflictos, infelicidad e incertidumbres, por lo menos hasta que alcancen cierto grado de madurez intelectual y emocional. El desaliento, la preocupación, la indolencia son prueba positiva de la inmadurez moral. La sociedad humana se enfrenta con dos problemas: cómo alcanzar la madurez del individuo y cómo alcanzar la madurez de la raza. 1773.

Todos queremos ser felices, pero pocos son los que realmente lo consiguen, porque buscan la felicidad fuera y en esta búsqueda inútil llegan a las drogas, al alcohol o se aturden comprando todo lo que el mercado ofrece, o con una música a todo volumen, como para no escucharse a ese Espíritu residente en sus corazones y que les ofrece conocer la verdadera felicidad que no está fuera sino dentro de uno mismo.

Si deseamos en verdad ser felices, debemos estar dispuestos a cambiar nuestras pautas habituales de conducta, porque ” la evolución del hombre, la evolución de la raza no es  algo espontáneo que se nos dé, con sólo desearlo o pedirlo, es un proceso lento y que requiere de mucha perseverancia y paz interior porque “cada vez que el hombre cede a la ansiedad, se aleja un paso del Espíritu de su corazón. 1451.

El primer paso en la evolución espiritual, es mantener una armonía interna, que nos permita ver más allá de las apariencias y llevarnos bien con los que nos rodean, porque “el ser maduro, pronto comienza a ver a todos los demás mortales con sentimientos de ternura con emociones de tolerancia. Los hombres maduros, tratan a los seres inmaduros con el amor y la compasión que un padre tiene hacia sus hijos. 1773

La armonía, también nos da la paciencia para comprender que todo tiene un momento y lugar. Jesús nos advertía “Hijo mío, todo ha de aguardar su hora. Naces en el mundo pero no hay ansiedad ni manifestación de impaciencia capaces de hacerte crecer. En todos los asuntos hay que darle tiempo al tiempo. Sólo el tiempo madurará la fruta verde del árbol. Una estación sucede a la otra, y el atardecer sigue al amanecer sólo con el paso del tiempo 1436.

Sólo el tiempo es capaz de convertir las heridas en cicatrices que no duelan, por eso debemos aprender a darle tiempo a nuestra evolución y no pretender que con unas cuantas charlas o lecturas de libros edificantes o por escuchar una buena predica los domingos, tenemos comprada nuestra evolución.  Todo esto puede ayudarnos, pero la mejor de las enseñanzas de nada nos servirá si no la ponemos en práctica en nuestro quehacer cotidiano, sólo entonces “la espiritualidad se vuelve de inmediato el indicador de la propia cercanía con Dios y la medida de nuestra propia utilidad para con los semejantes.1094 .

“Nadie puede esperar alcanzar el esclarecimiento de la sabiduría inmortal, si persiste en ser perezoso, indolente, débil, holgazán , desvergonzado y egoísta. Pero aquel que es considerado, prudente, reflexivo, ferviente y sincero, incluso viviendo en la tierra, podrá alcanzar el esclarecimiento supremo de la paz y la libertad de la sabiduría divina. Recordar que toda acción recibirá su recompensa. El mal tiene por resultado la pena y el pecado termina en dolor. El gozo y la felicidad son el resultado de una buena vida. La alegría y el deleite son las recompensas de los deberes bien cumplidos y para la gloria del Padre. 1447.

Para ser feliz en forma real, primero hay que aprender el arte de vivir, porque “el sabio es un alma noble que sabe ser amistosa en medio de sus enemigos, tranquila entre los turbulentos y generosa entre los mezquinos. El amor a sí mismo mal entendido, es como la cizaña en un sembrado, pues el egoísmo conduce a la pesadumbre y la ansiedad y a la larga mata, en cambio el alma que ha sabido dominarse a si misma, encuentra la felicidad, pues el más grande de los guerreros es el que se vence y se somete a sí mismo. La moderación en todas las cosas es buena. 1673

“Al entrar al reino no podéis escapar a sus responsabilidades ni evitar sus obligaciones, pero recordad que el yugo del evangelio es fácil y la carga de la verdad es ligera. 1766. No busquemos la felicidad fuera, porque no la encontraremos, ella está dentro de cada uno de nosotros, es algo personal. “El mundo está lleno de almas que se mueren de hambre en la presencia misma del pan de vida, los hombres mueren buscando a Dios, sin ver que El mora dentro de ellos. Los hombres van en pos de los tesoros del reino, con el corazón anhelante y los pies cansados, sin ver que esos tesoros están al alcance de la fe viviente 1766.

Vemos pues que vivir con éxito y alegría, no es más ni menos que el arte del dominio de técnicas confiables para solucionar problemas comunes. El primer paso en la solución de cualquier problema consiste en ubicar la dificultad, aislar el problema y reconocer francamente su naturaleza y gravedad. El gran error es cuando los problemas de la vida despiertan nuestros temores más profundos y nos negamos a reconocerlos

El camino evolutivo en verdad no es fácil, ya hemos visto que requiere de esfuerzo y constancia, pero esto no se contradice en absoluto con la felicidad, porque el sentirnos dueños de nuestra vida, de nuestro destino produce alegría porque nos da la verdadera libertad y “cuando esa vida de guía espiritual sea aceptada inteligentemente y sin reservas, se desarrolla gradualmente en la mente humana una conciencia positiva de contacto divino y seguridad de comunión espiritual, que tarde o temprano tu espíritu atestigua con tu Ajustador, que eres una criatura de Dios. 381

El sentirnos hijos de Dios cambia nuestra vida, porque nos damos cuenta que no estamos solos y que por lo tanto podemos “proclamar un mensaje de buenas noticias, contagioso en su poder transformador. Nuestra religión late con nueva vida y nuevos significados. Los que aceptan esta enseñanza se llenan de alegría y su corazón los impulsa a regocijarse para siempre. Una felicidad en crecimiento constante es siempre la experiencia de todos los que están seguros de Dios 1766 seamos pués uno de ellos y de esta forma no sólo estaremos encontrando nuestra felicidad, sino que también podremos irradiarla contribuyendo así a mejorar al mundo de sus lacras.

yolanda silva solano

This entry was posted in Escritos Yosi Silva Solano. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>